Debilidades y Vicios

Caracas, café, Masseratti y política

Archivo para la etiqueta “Elecciones”

De esos que no hablaban de política

Hoy entré a Facebook en la noche y vi un post en el wall de Adán. Adán es mi mejor amigo del colegio, de esas personas que se aguantan mis conversaciones políticas desde el 2000 cuando nos conocimos. No hay año en que yo no diga “este tipo me tiene harta, no es progreso” y en que él me conteste “cálmate carajita, esto va a pasar”.  Hace 12 años somos amigos, el mismo tiempo (13) que tiene Chávez en el poder. Hoy, Adán, escribió esto en su Facebook (lo tomé textualmente)

En estos tiempos de política, yo quisiera escuchar algún chavista, defienda a su presidente sin usar estas palabras:
-Imperialismo
-Yankees
-Gringo
-Escuálido
-Majunche
-Adecos
-Copeyanos

Por lo general no me la lleva con la política y mucho menos como para escribir sobre ella, pero creo que la campaña política de alguien no se puede basar en buscarle sobrenombres y chismes del contrincante…Y mucho menos cuando lleva 12 años de gobierno; Aunque con esto es muy cómico escuchar “ES QUE NO LO DEJAN TRABAJAR”
…………….COMO????? tienes todas las grandes empresas Nacionalizada tienes ministros, ministerios, jueces, canales, países y presidentes, que juegan para tu equipo y no lo dejan trabajar????, nunca entenderé las personas que dicen semejante frase…
Para algún amigo chavista (que tengo muchos) con todo respeto, se han imaginado poder comprarse unos zapatos o una laptop aquí en Venezuela y no tener que depender de CADIVI???; A los que les gusta viajar y regresar contando que se quedaron hasta las 5 de la mañana tomando en la calle y no les paso nada??…….. a mi me encantaría caerme a birras en cualquier plaza hasta las 4 de la mañana agarrar mi bicicleta y llegar a mi casa sin que me roben o me maten por el Blackberry….

No voto por chavez no porque sea escuálido! ni porque sea Adeco ni copeyano, y mucho menos porque sea gringo, simplemente mi lógica me dice que una persona no puede estar tanto tiempo en el gobierno. Quiero votar por alguien que no me etiquete ni me ponga de un bando, porque al final soy tan venezolano como todos. Quiero votar por alguien que quiera hacer un proyecto de gran magnitud y cuente con profesionales venezolanos y no con chinos o rusos…. Aquí hay que jode gente talentosa. Quiero votar por alguien que cumpla, (Aun estoy esperando ver el guaire así de cristalino como se lo imagino el presidente).

Y para todo aquel que quiera criticarme LEA BIEN ! no apoyo a Capriles porque me gusta! lo apoyo porque en algo tiene razón, se necesita urgente un cambio y definitivamente en 12 años, no son muchos los cambios que se han logrado, por eso simplemente NO voto por Chávez.

Así como Adán, hay muchísimos más.

Anuncios

Hoy me encontré un señor sin esperanza

–          ¿Ves las estrellas?

–          ¿Dónde?

–          Allá arriba.

–          No, veo solo un cielo negro.

–          Concéntrate, si lo haces verás como comienzan a aparecer delante de ti esos puntitos blancos, lindos, que te hacen pensar en muchas cosas. Que, aunque lo niegues, te hacen desear que una estrella fugaz decida pasar apuradita en el firmamento.

–          Inventas mucho.

–          No, en serio, hazlo. Es como el país.

–          Siempre mezclas todo con política.

–          No, bueno sí, pero esta vez no. Mira, cuando uno va en el metro necesita concentrarse para comenzar a ver esas estrellitas que brillan en la oscuridad y que te hacen decir: Es posible el camino. Te voy a contar algo:

Hoy me encontré a un señor sin esperanza en el metro. No es fácil vivir acá, lo entiendo. A veces yo también pierdo la fe. El metro es como el clima de Caracas, a veces está azul y soleado y sientes que la quieres. Otros días, está gris y fría y te deprime. Hay días en los que las estrellas del metro brillan más, otras en las que sencillamente me imagino poniendo una bomba como James Bond y caminando mientras escucho la explosión. Sí, sé que no debería pensar de esa manera, pero no es fácil. Entiéndeme.

Hace tiempo me había alejado de todo, había decidido “vivir mi vida” hasta que entendí que tal cosa era absurda y que mi vida se estaba limitando a cuatro paredes, entonces volví. Bueno, eso y que uno de mis amigos me empujó a seguir en el tema. Pero ajá, el señor. Ese señor me decía que no había futuro y yo le decía “la esperanza no se pierde”. “Todo va a estar siempre peor” me decía, “debe ser mi juventud, pero veo un camino diferente” le respondía. No sabía cómo sentirme, creo que jamás me había encontrado a alguien sin esperanza. Creo que sé por qué.

–          A ver, ¿Por qué?

–          Porque ese señor no lograba concentrarse y ver el cielo. No era capaz de ver las estrellitas que luchaban contra la contaminación y la iluminación para ser vistas por nosotros. Así que concéntrate, mira el cielo y ve los puntos blancos. Yo creo que hay un cambio y eso es lo que tenemos que transmitir.

El mundo según Iris

Érase una vez una niña muy tremenda que jugaba con juegos artificales. Iris era piromaníaca. Un día, sin querer un fosforito le estalló en la cabeza y mágicamente sobrevivió. En su pueblo sabían que Iris sería una niña peleona, con un cabello incontrolable y unas ganas de salvar al mundo. Su pueblo nunca comprendió que ella tenía su propia visión del mundo y es lo que ahora les vengo a narrar.

Iris se había trasladado a la capital para realizar estudios y todas esas cosas que en los pueblos no se pueden realizar. Ella no consumía ningún tipo de sustancias psicotrópicas, simplemente tenía una manera particular de ver el mundo: todo estaba siempre bien. Un día, a Iris se le presentó un pequeño problema en su trabajo. Ella era la responsable de solucionar los problemas en las cárceles del país en el que vivía. Le habían dado esa responsabilidad porque la creían capaz de solucionarlos por su espíritu rebelde, su cabello alocado y su tono de voz único. Solo que sus jefes tampoco habían comprendido que Iris tenía su propia visión del mundo. Para ella todo estaba siempre bien.

Ese día del problema de su trabajo se le salió de las manos. Las personas que vivían en ese país, por lo menos en la ciudad donde estalló el problema tenían una percepción real de la realidad. Sí, real de la realidad. Ellos escuchaban disparos, gritos, veían humo salir de los pabellones de las cárceles y además tenía -en algunos casos- unas cuantas balas en sus apartamentos. Ese día, aquella gente no logró hacer nada más que esperar la solución de un “no sé”.

Sin embargo, Iris -que tenía su visión del mundo donde todo estaba siempre bien- dio unas declaraciones y aclaró lo que todos creíamos inaclarable. Iris dijo:

“La comunidad está feliz y contenta” así comenzaron las declaraciones. Los muchachos ayer estaban celebrando el triunfo de Pastor, el piloto ¿Saben? Bueno, resulta que nosotros les organizamos una parrilla para que pudiesen celebrar tranquilos, esa es la explicación del humo que salía de los pabellones. Verán, las parrillas salen con humo negro por el carbon ¿Nunca han hecho una parrilla? Luego, lo que ustedes pensaban que eran disparos y ráfagas de ametralladoras no eran eso; estamos practicando para la celebración del año nuevo. Como saben somos el primer país del mundo en absolutamente todo lo bueno y no podemos quedarnos fuera de una celebración increíble para recibir el año. No, no había luces porque era de día ¿Están locos ustedes? En fin, todo está siempre bien, aquí no pasa nada de nada y todo está bello ¿No vieron el atardecer de hoy? – Así terminaban sus declaraciones mientras se miraba en el espejo y veía que su cabello seguía tan desordenado-

Los días pasaron y la fosforito Iris seguía viendo el mundo según su conveniencia, según le gustaba, según ella pues.

[Aclaratoria: Solo la primera parte es una declaración real de la Ministra, el resto es “El mundo según Iris” // Esto forma parte de la otra de las nuevas políticas del gobierno, hacer que alguien de declaraciones oficiales para que en la noche nos riamos de todo lo que pasa y olvidemos la realidad de la calle]

Venezuela, Saramago y la mierda

Supongo que desde El Coronel no Tiene quién le escriba usar la palabra “mierda” no debería estar penalizada por intelectuales y académicos. Aunque debo confesar que poco me importa, no suelo usar groserías en mis textos, pero aquí no cabe otra palabra.

Recuerdo cuando hace años decidí leer a Saramago y comencé con ‘Ensayossobre la ceguera’. En aquel momento no lo entendí, no en su totalidad. Sin embargo, con el paso de los años esa ceguera se hacía cada vez más real en nuestro país, bueno en Él país porque el ‘nuestro’ suena más bien a una mea culpa para no sentir que tiramos la toalla hace tiempo.

Saramago decía: “…es lo que decimos cuando no queremos mostrar nuestra debilidad, decimos, Bien, aunque nos estemos muriendo, a esto le llama el vulgo hacer de tripas corazón, fenómeno de conversión visceral que sólo en la especie humana ha sido observado.” y ahora lo entiendo. “Nosotros” los venezolanos preferimos siempre el ‘afuera’, la ropa, el teléfono, el petroleo, las armas antes de asumir: estamos en la mierda como país.

Solemos sentirnos orgullosos porque “maldonado está en la F1”, por ejemplo, pero somos incapaces de sernos sinceros y decir: no pana, es una mierda. Y quien se atreva a decirlo será tildado de “apatrida”, y “antinacional”. Ja! Ese pseudonacionalismo sobreestimulado que no sabemos manejar y que juramos “me la estoy comiendo, en el mundo nadie ve que estoy en la mierda porque por fuera estoy BUENOTA”.

Y esto lo empato con otra cosa que dijo también Saramago en el ensayo “Dentro de nosotros existe algo que no tiene nombre y eso es lo que realmente somos.” Hoy en el metro me sentí mal, tengo días con problemas estomacales y puede que sea gracias al agua contaminada, el punto es que me sentí mal, vomité y ni un solo ser “humano” se acercó a preguntarme “¿Estás bien?” no, era mucho más sencillo hacerse el loco, total, ese no es mi problema. Hace años eso no hubiese pasado. Nosotros olvidamos eso que somos para convertirnos en eso que queremos ser para que otros no noten que estamos en la mierda. Y el drama no es porque no me hayan ayudado, el drama es porque también nos hacemos los locos con los hospitales, la violencia, y demás porque “eso no me está pasando a mi”. Somos ese galpon que describe Saramago en el que meten a todos los cieos para que “no contaminen a otros”. Pobres de nosotros. Estamos ciegos y no lo sabemos.

“No hay en el mundo nada que, en sentido absoluto, nos pertenezca” .
Eso no lo hemos entendido. Absurdamente creemos que todos nos pertenece, pero al mismo tiempo lo despreciamos. Ese “deseo de poder” que tiene algunos, que creen que son dueños de la verdad, que pelean por cargos, son tan despreciables como el motorizado que cree que la calle le pertenece, como el señor que te empuja en el metro para sentarse, el Chavista que dice “esta es mi casa (refiriendose al país) y si no me da la gana de hacer nada, no lo hago, que trabajen los extranjeros” o el opositor que se llena de negocios con el gobierno y además reparte ministerios, de esoa que aun no tiene. Somos un país despreciable, pero otra vez, es preferible contestar ‘bien’ a decir ‘estamos mal’.

Esto que sigue no necesita explicación: “La muerte anda por las calles, pero en los corrales la vida no se ha acabado”. Y no solo hablo de la muerte física, sino de esa muerte espiritual que tenemos todos. No tiene nada que ver con la “misa”, tiene que ver con el alma de cada uno de nosotros. El otro ya no existe y por ende no importa. Lo realmente importante soy yo y mi “mundo de poder para joder”. Que mierda.

Yo, como Saramago, me pregunto:

“Cuántos ciegos serán precisos para hacer una ceguera”, ¿Cuántos muertos (exiliados) serán precisos para entender que estamos en guerra?

Y por último les digo “[…] cómo vamos a vivir este presente, sin futuro”.

Y sí voy a votar, y sí seguiré llamando al voto. Pero por el único motivo de negarme a vivir en una ceguera autoimpuesta. Porque la capacidad de indignación puede que sea una virtud y una desgracia, y pues deberé apreder a vivir con ella.

Yo les digo, dejemos de decir: “estamos bien” y comencemos a reconocer que estamos EN LA MIERDA, y probablemente ese día comencemos a salir de la ceguera y a cambiar lo que antes no veíamos.

Como dice @ChavezOfficial: todos tenemos un poquito se Chávez adentro. Y completo yo: y eso es lo que tanto nos molesta.

Gastemos palabras, hablemos de Caracas

Ya no sé si valga la pena escribir otra vez sobre la inseguridad en Caracas, en Venezuela. Tampoco sé si sea útil volver a mirarnos el ombligo y creer que estamos ganándole al presidente sin siquiera tener una idea real del problema. Yo no la tengo, no sé cómo estamos como país, no tengo idea de cómo se hace un diagnóstico poblacional para analizar todas las consecuencias de 13 años bajo el mismo tipo. No lo sé. Solo sé que conozco mi realidad, y la de algunos de mis amigos y eso no sirve para compararla con el país.

Existe, en mi, esa necia necesidad de criticarlo todo, aún cuando estoy dentro. Siempre digo “para eso estudié”. Al final del día (y en contra de mi voluntad), Descartes parece hacer sido el que más caló en mi vida, siempre pensé que sería Hegel, pero en una ciudad como esta es mejor dudar de todo, menos de que existo, porque estoy dudando.

Podremos, de aquí al 07, seguir gastando palabras y no acciones. No lo sé, estoy haciendo mi parte, pero ¿La estás haciendo tu? ¿Cuántos chamines has llevado al registro? ¿Con cuántas personas te has sentado a hablar y explicarles que todo esto tiene solución si ponemos de nuestra parte? ¿Te revisaste en el CNE para ver si eres miembro de mesa?

Absurdamente creemos que “hacer” algo por el país es ponerte de primero en una marcha o salir a protestar a diario, pero no. Hacer algo por el país es tan sencillo como dejar de ver el piso como una papelera gigante, o tal vez no gritarle al otro, sino pensar que él, como tu, está cansado de esta hostil ciudad. Hacer algo, es cambiar tu y luego cambiar a los demás. Total, como dijo el Gandhi “Sé el cambio que quieres ver en el mundo”.

Caminando hacia la historia

Laura SolorzanoTe montas en el metro con cara de tranquilidad. Fuiste temprano a votar, el olor a tinta todavía está fresco.

Pasaron los días. Sabes que hoy algo bueno pasará. Decides no tener miedo. Ya no es necesario.

Te armas con tu mejor cara y sonrisa de esperanza, recuerdas momentos de años anteriores, canciones momentos: “La Bolívar, 2007, el tunel, los estudiantes: ‘Somos, VENEZOLANOS y luchamos por la LIBERTAD'”. Sabes que ahora sí se están haciendo las cosas bien. No tienes miedo. Decides confiar, otra vez.

En el metro todos te ven, no ocultas el dedo y tienes una camisa donde se lee “Votar está de moda”. Tienes una sonrisa pícara, de esas que dicen “Sé que piensas como yo, también quieres montarte en el autobus”.

Tienes un nervio sabroso en el estómago, ese que sentiste aquel 03 de diciembre de 2007 cuando los ‘otros’ se retiraron del centro y supiste que había ganado el ‘NO’.

La historia no se repite, la historia se está haciendo, se está escribiendo. Hemos aprendido de nuestros errores. Hemos madurado. Hemos entendido que juntos podemos más.

Entiendes, mientras escribes estas palabras que vas a un acto histórico. Hoy, en la metro, a Henrique Capriles lo proclaman y lo vas a presenciar.

Ciérralo todo

Laura Solorzano¡Vamos! Estamos esperándolo.

Cierra. Cierra más canales, quítale las ganas a cientos de jóvenes de ir a las universidades.

Vamos, cierra los libros, cambia la historia, incluso la que te trajo hasta aquí. Quítalo todo, incluso tu careta, desnuda tu verdad. Estamos esperando.

¿Qué esperas para cerrar más? Cierra consulados. Roba esperanzas. Tranquilo, como si nada tuviese un final. Cierra más empresas, borra sueños de aquellos que día a día esquivamos balas en este juego macabro.

Cierra posibilidades, también mentalidades. No necesitamos ciudadanos capaces, solo focas que te alaben. Ciérralo todo, incluso mis ganas de estar aquí.

Pero sobre todo, cierra tus ojos, porque cuando despiertes, tu no serás nunca más presidente de este país.

Reflexiones sobre Austria, el cáncer y Venezuela

Laura SolorzanoSí, sé que están preguntándose qué tienen que ver esas tres palabras una con la otra; aunque podrían pensar que estoy haciendo una análisis sobre el no-cáncer de Chávez y que decidí irme a Austria. Pero no, no es eso. Ni me voy a Austria, ni sé si tiene o no cáncer (no estoy en su equipo médico -creo que no ellos lo saben-).

Hace un par de días posteé en mi Facebook: “Lo dije, el 2012 sería interesante y divertido: Me voy a Austria por 25 meses”. No esperaba las reacciones que tuve, muchísimas buenas vibras, gente con ganas de ayudarme en los trámites típicos de un inmigrante, recomendaciones, llamadas, pines; de verdad no lo esperaba. Esto, hacía muchísimo más duro el tener que explicarles de dónde había salido eso de “Me voy”, sobre todo a estas alturas del año. Tuve un par de amigos que pensaron: “Lau está loca, así que seguro tomó la decisión en una rabieta”. Pero no fue así.

Verán, desde hace ya varios años, en enero, se realiza una campaña global a favor de la lucha contra el cáncer de mama. Años anteriores han leído en el nick de un montón de mujeres: “Me gusta en la cama”, “el mio es rojo” y se habrán preguntado “¿Esta se volvió loca?”, este año fueron un poco más atrevidos (abajo les copio el texto -en inglés-). El tema “Cáncer” es un asunto que a mi, en particular me mueve a hacer cosas, y pues lo volví a hacer, apoyé esta campaña.

¿Por qué es dura? Sencillo, porque como puse en Facebook ayer, tan “duro” es emocionarlos con que estaría fuera del país haciendo algo seguramente y luego decirles que era parte de una campaña; como decir: Tengo cáncer de mama por no hacerme el examen a tiempo. Lo siento, pero la muerte de Eva Ekvall me marcó.

¿Por qué Venezuela?

Extrañamente, nadie me dijo: Quédate, lucha, ¿Cómo te vas a ir?. Años atrás, esto hubiese generados muchos: “Lau, no te puedes ir, el país”. No sé si es que ya me alejé tanto que no “haré” falta cuando me vaya (porque seguro me iré, solo que no a Austria) o porque sencillamente ya se nos agotaron las esperanzas. Pido que por favor, sea la primera.

No es fácil vivir fuera de Venezuela, yo he estado máximo un mes fuera; pero este diciembre mis amigos que vinieron me hicieron reafirmar que Venezuela ES el MEJOR país del mundo. Jamás lo he dudado. Pero ¿Nos cansamos? Cuando estamos en la recta final ¿Nos vamos a rendir? ¡NO! Me niego a que sea así. Tengo ya 7 años luchando contra este sistema que se impone, quemando neuronas para hacer análisis, poniendo granos de arena, y es por eso que -ni aquí y afuera- acepto que alguien me diga .

No, si te cansaste, consigue alguien que te dé apoyo, que te ayude, que te dé fuerzas, pero no te puedes desmayar en el último minuto. Piénsalo pana, NO es el momento de decir , es el momento de decir: .

Yo sigo y seguiré con mi terquedad de ganarle terreno a todo este asunto, pero sola se hace más difícil.

Nuevamente, discúlpenme que los haya hecho creer que me iba. Y discúlpenme por lo largo de estas letras.

Texto Campaña:
“So we all remember last year’s game of writing your
bra color as your status? Or the way we like to have our handbag handy?
Last year, so many people took part that it made national news and the constant updating of status reminded everyone why twe’re doing this and helped raise …awareness!!
Do NOT tell any males what the statuses mean… keep them guessing!! And please copy and paste (in a
message) this to all your female friends! It’s time to confuse the men again (not that it’s really that hard to do ;]) The idea is to choose the month you were born and the day you were born. Pass this on to the GIRLS ONLY and lets see how far it reaches around. The last one about
the bra went around all over the world. Your status should say: “I am going to________________for___________ months.”

The day you were born should be for how many months you are going:

January–Mexico
February– London
March–Miami
April—Dominican Republic
May–France
June– St Petersburg
July–Austria
August–Germany
September–New York
October – Amsterdam,
November – Las Vegas,
December – Alaska

Remember dont tell the guys”

Carta a mis amigos en el exterior

¡Hola!

Sé que probablemente hemos perdido un poco el contacto en estos últimos años, es un poco difícil mantener la rutina de vida conectados si sólo nos escribimos por PIN o hablamos por Skype o vemos lo que hacemos por Facebook. Ambos necesitamos continuar con nuestra vida off-line y conocer gente nueva.

Sé también que muchas veces me he molestado contigo o te he llamado a decirte que no aguanto más vivir aquí y que quiero correr a tu casa para que me des asilo y así comenzar una nueva vida. Sé que muchas veces te he juzgado porque pienso: Irse es lo fácil. Pero ambos sabemos que eso depende de la época del año en la que estemos.

Sin embargo, hoy te escribo para pedirte un favor casi de vida o muerte. Gracias a la experiencia que hemos tenido año tras año hemos notado que el número de venezolanos afuera es importantemente significativo para definir cualquier elección. También sabemos que la mayoría de ustedes le hacen oposición a este gobierno y que quisieras regresar a Venezuela en cualquier momento.

Son casi 1 millón de venezolanos fuera del país y vamos a reconocerlo: No somos un país acostumbrado a la Migración. Estamos acostumbrados a estar en casa, en familia, con una persona siempre dispuesta a darte la mano, con un sentido del humor único y con las ganas de comerte cualquiera de nuestros platos, sobre todo una buena hallaca en navidad.

Así que ahora apelo al sentimiento y te pido que abras un hueco en tu ocupada agenda donde sea que estés y entres en www.votodondesea.com y revises dónde está el consulado en tu país y cuándo será la próxima jornada de inscripción. Sino, síguelos en Twitter y pregúntales @VotoDondeSea, inteligentemente sólo contestan a preguntas y no a ataques, lo sé por experiencia.

No importa si ya estás trabajando con “Voto Joven”, lo importante es que sea dónde sea que estés Votes, porque hablando claro: venezolano quiere a su país donde sea.

Gracias por la segunda.

Recuerda que tu estás afuera, pero probablemente tu familia y muchísimas amigos sigamos aquí por distintas razones.

Besos Miles,

Lau

Navegador de artículos

A %d blogueros les gusta esto: