Debilidades y Vicios

Caracas, café, Masseratti y política

Archivo para la etiqueta “Chavez”

De esos que no hablaban de política

Hoy entré a Facebook en la noche y vi un post en el wall de Adán. Adán es mi mejor amigo del colegio, de esas personas que se aguantan mis conversaciones políticas desde el 2000 cuando nos conocimos. No hay año en que yo no diga “este tipo me tiene harta, no es progreso” y en que él me conteste “cálmate carajita, esto va a pasar”.  Hace 12 años somos amigos, el mismo tiempo (13) que tiene Chávez en el poder. Hoy, Adán, escribió esto en su Facebook (lo tomé textualmente)

En estos tiempos de política, yo quisiera escuchar algún chavista, defienda a su presidente sin usar estas palabras:
-Imperialismo
-Yankees
-Gringo
-Escuálido
-Majunche
-Adecos
-Copeyanos

Por lo general no me la lleva con la política y mucho menos como para escribir sobre ella, pero creo que la campaña política de alguien no se puede basar en buscarle sobrenombres y chismes del contrincante…Y mucho menos cuando lleva 12 años de gobierno; Aunque con esto es muy cómico escuchar “ES QUE NO LO DEJAN TRABAJAR”
…………….COMO????? tienes todas las grandes empresas Nacionalizada tienes ministros, ministerios, jueces, canales, países y presidentes, que juegan para tu equipo y no lo dejan trabajar????, nunca entenderé las personas que dicen semejante frase…
Para algún amigo chavista (que tengo muchos) con todo respeto, se han imaginado poder comprarse unos zapatos o una laptop aquí en Venezuela y no tener que depender de CADIVI???; A los que les gusta viajar y regresar contando que se quedaron hasta las 5 de la mañana tomando en la calle y no les paso nada??…….. a mi me encantaría caerme a birras en cualquier plaza hasta las 4 de la mañana agarrar mi bicicleta y llegar a mi casa sin que me roben o me maten por el Blackberry….

No voto por chavez no porque sea escuálido! ni porque sea Adeco ni copeyano, y mucho menos porque sea gringo, simplemente mi lógica me dice que una persona no puede estar tanto tiempo en el gobierno. Quiero votar por alguien que no me etiquete ni me ponga de un bando, porque al final soy tan venezolano como todos. Quiero votar por alguien que quiera hacer un proyecto de gran magnitud y cuente con profesionales venezolanos y no con chinos o rusos…. Aquí hay que jode gente talentosa. Quiero votar por alguien que cumpla, (Aun estoy esperando ver el guaire así de cristalino como se lo imagino el presidente).

Y para todo aquel que quiera criticarme LEA BIEN ! no apoyo a Capriles porque me gusta! lo apoyo porque en algo tiene razón, se necesita urgente un cambio y definitivamente en 12 años, no son muchos los cambios que se han logrado, por eso simplemente NO voto por Chávez.

Así como Adán, hay muchísimos más.

Sobre la libertad de expresión, la tolerancia y otros males del fin del mundo

Caracas, Venezuela. Mi ciudad, mi país.

Crisis, pobreza. Viajes a Europa, carros del año, iPhones en todos lados. Playas, violencia. Caracas, Venezuela. Contrastres por doquier.

Hoy corre por la web un “documental” donde un grupo de jóvenes caraqueños dan su opinión sobre la situación de la ciudad, Caracas. En él denunciaban la violencia, la inseguridad, un país en la mierda, sí. Eso por un lado, tienen razón. Por otro lado, los chamos en una casa increíbles, hermosas y logradas por el trabajo de sus padres en este país que tanto les dio. Un mal contraste para un vídeo que denuncia la crisis.

Tiene un problema de forma, sí, Led ahí tiene razón en su comentario. Pero también de fondo y profundidad y eso no lo mencionó. Cuando comencé con mis comentarios no se hicieron esperar los que me dicen que no respeto la libertad de expresión y la tolerancia, sin entender que pues me estoy expresando.

Todo el tema de la “Tolerancia” me hizo recordar una charla del Padre Ugalde donde hablaba de la famosa “Tolerancia”. Siempre he pensado que es como esa tipa que uno no quiere aguantarse porque tiene mal olor, porque está sucia, porque te agrede, pero aún así tiene que “aguantarla”. Él ponía cómo ejemplo a los Judíos y decía algo así como “pídanle a un judío tolerancia para Hitler porque tenemos que entender que él tiene libertad de expresión”. No son palabras textuales del padre, pero por ahí iba el asunto.

Hoy, en Venezuela, vivimos en una crisis de libertad de expresión. Particularmente creo que podríamos estar peor. Y es que mi mayor problema, con Chávez -por ejemplo-, no es la libertad de expresión sino la de tránsito y la de paz. Porque yo pana no camino tranquila por las calles, es verdad. Debo reconocer que he dejado de ser una romántica de las que cree que salvará al país con una elección y he aprendido a entender que si yo, Laura Solórzano no mejoro a diario como ciudadana seguiremos en la mierda. El cambio no está en Chávez, no. El cambio está en nosotros, en los que hacemos patria, en los que queremos tener familias y hacerlo aquí. Aunque yo hoy en día no tendría un hijo en Venezuela porque el costo es alto.

¿Me contradigo? Sí, sí lo hago, porque Caracas también lo hace, porque Venezuela lo hace, porque (y lamento informarles esto) somos seres humanos -igual que en todos los países del mundo- y lo que hace que otros funciones, o por lo menos eso he aprendido cuando he ido a estudiar Políticas Públicas afuera- es un sistema de leyes que se basan en la moral de sus ciudadanos. Porque aprendí que la institución no es el edificio bonito, sino la gente decente que está adentro. Porque comprendí que si todos los valiosos se iban, aquí querdarían los indecentes. Y sí, si me quiero ir un tiempo pero porque creo que independientemente del país, nosotros los jóvenes debemos recorrer y conocer cosas nuevas para traerlas a casa.

Sin embargo, y esto se los digo en serio, mi preocupación es que muchos de esos “jóvenes del este del este” que estudiaron en los mejores colegios y universidades sigue sin entender el verdadero problema en Venezuela, o por lo menos eso me transmitieron en el vídeo. No quiero decir que yo tenga la respuesta ¡Ojalá así fuese! Pero creo que tengo un poco más de sentido común, del que se aprende pateando calle y no en las universidades. Que esos chamos de “me iría demasiado” son los hijos de esos venezolanos que hicieron plata, trabajando honestamente, en un país de oportunidades, pero que se olvidaron que existía un país y que algún día les tenían que responder. Karma, que le llaman.

Sobre la libertad de expresión, la tolerancia y otros males del fin del mundo hay mucho por decir. Particularmente creo que todas las acciones tienen consecuencias buenas y malas y que así como aceptas las cosas postivas también debes aceptar las críticas. Porque en las críticas crecemos, porque la tolerancia y la libertad de expresión no pueden ser dos tarjetas de comodines que sacamos cuando nos “peleamos” entre nosotros, pero que cuando Mario Silva nos insulta ni de chiste la asomamos. Porque pedir Tolerancia y respeto para ese vídeo es burlarte en la sangre de los venezolanos. Porque si no entendieron el asunto, es mejor que se vayan sin CADIVI y prontito. Porque yo a este país lo quiero, y a esta ciudad LA AMO.

Nadie está obligado a amar al país en el que nace, pues es cuestión de azar, pero sí les pido que respeten al país en el que ahora están.

De la ley del trabajo y otras políticas para mejorar el tráfico

Laura SolórzanoEsta mañana camino a la oficina venía pensando en la nueva Ley Orgánica del Trabajo y llegué a ciertas conclusiones. Hace un mes, en Semana Santa escribí sobre las borracheras y otras políticas de Estado, en ese post hacía una analogía en cómo el verdadero plan de gobierno era hacernos ciudadanos más planificados. Así que no pude evitar pensar que detrás de la LOT existía también un transfondo, pero ¿Cuál era?

En ese instante vino a mi cabeza el artículo sobre la jornada laboral que indica algo así como que se limitará a 5-6 horas diarias de trabajo y pensé ¿CINCO HORAS? Yo necesito por lo menos 8 para hacer mi trabajo eficientemente. Sin embargo, al mismo tiempo dije  “Claro, ahora todo tiene sentido, esta es la solución al tráfico y al congestionamiento en el metro”. Veamos.

Supongamos que una empresa decide que sus trabajadores trabajarán de 7:00 am a 12:00 p.m. para ahorrarse el almuerzo; otra empresa decide que trabajará de 9:00 am a 2:00 pm porque necesita personal en la tarde; otra coloca un horario de 1:00 pm a 5:00 pm porque le da flojera trabajar en la mañana ¿No comenzarían a solucionarse los problemas de tráfico? Por supuesto, ahora todo tiene sentido.

Es mucho más sencillo pensar –para aquellos que tenemos la virtud y dicha de hacerlo- que el gobierno solo tienen un plan populista para ganarse el corazón de los trabajadores haciéndoles creer en una ilusión absurda en la que por menos trabajo ganarán más dinero y que serán los “burgueses” dueños de empresas quienes deberán trabajar muchísimo más para poder cubrir todos los gastos de los caprichos del presidente en una ley. Podríamos pensar también que es una manera absurda de destruir la economía, pues menos producimos y más regalamos. Obviamente algunos estarán pensando ¿De dónde saldrá ese dinero que tenemos que darle a los nuevos pensionados que vienen del sector informal? E incluso, algunos un poco más formados estarán pensando ¿No es mejor generar una política pública que permita desarrollar nuevas fuentes de empleo en Venezuela y así reducir la cantidad de personas en el sector informal?

Lo que ustedes no están viendo, no entienden, no analizan, no procesan es que estás políticas “locas” del estado no son más que una manera diferente de crear el tal  Socialismo del Siglo 21 que no conocemos ¿No lo creen ustedes?

Ciérralo todo

Laura Solorzano¡Vamos! Estamos esperándolo.

Cierra. Cierra más canales, quítale las ganas a cientos de jóvenes de ir a las universidades.

Vamos, cierra los libros, cambia la historia, incluso la que te trajo hasta aquí. Quítalo todo, incluso tu careta, desnuda tu verdad. Estamos esperando.

¿Qué esperas para cerrar más? Cierra consulados. Roba esperanzas. Tranquilo, como si nada tuviese un final. Cierra más empresas, borra sueños de aquellos que día a día esquivamos balas en este juego macabro.

Cierra posibilidades, también mentalidades. No necesitamos ciudadanos capaces, solo focas que te alaben. Ciérralo todo, incluso mis ganas de estar aquí.

Pero sobre todo, cierra tus ojos, porque cuando despiertes, tu no serás nunca más presidente de este país.

Navegador de artículos

A %d blogueros les gusta esto: