Debilidades y Vicios

Caracas, café, Masseratti y política

Archivar en la categoría “Uncategorized”

Mujeres del siglo 21, mi otra historia

ImageCreo que, hasta hoy, no había hablado de MujeresDelSiglo21 aquí. Muchos lo sabe, pero muchos otros no. Este es un proyecto que comencé hace casi dos años junto a mi amiga Amanda Quintero, luego se nos unió Batita González, y finalmente Desireé Rojas, Camille Brito, Poli Camejo, Pati Ramírez, hemos tenido escritoras que pasan, dejan su post y siguen, a esas no las puedo nombrar porque están camuflajeadas.

Lo cierto es que MS21, como lo llamamos internamente, salió para darnos un respiro a estas mujeres intensas que siempre estamos buscando en qué ocupar nuestra mente. El número de visitas diarias a la página, la frecuencia con la que posteamos, la cantidad de hombres que nos dicen que nos leen y les encanta hacerlo o las mujeres que nos comentan diciendo “gracias, me pasó lo msimo” valen más que cualquier otra cosa que podamos pedir, por lo menos para mi.

Hoy seguimos creciendo y tenemos hasta un nuevo diseño que nos regaló JPSWebDesign, ¡Gracias, chicos! Y estamos esperando el logo que nos diseñará Jet Vargas. Pronto tendremos otra sesión de fotos, la primera nos ha hizo Anabel Navarro, una gran amiga de la casa. Los logros siguen y hoy solo quiero invitarlos a que pasen y leen lo que estas chicas tenemos para decirles.

Anuncios

De las “ellas” de mi vida

(Algo que escribí hace muchísimo tiempo, a dos manos, con Batita)

Altas, flacas, gordas, blancas, morenas. He tenido muchas “ellas” en mi vida. Y no se trata esto de una confesión de parte o de un salto de talanquera. Tampoco ha de tratarse de un relato sobre las “ellas” que integran mi listado de amigas, esas que cuando me case estarán hermosas llorando porque “Su amiga se casó”.

Hablo de las “ellas” de “ellos”. De aquellos que en algún momento fueron mis ellos,algunos fueron mis ”ellos” exclusivos y otros fueron ”ellos” que compartí con ”ellas”

Las novias, las “estoy confundido”, las “es que aún no la olvido”, las ”es que es el amor de mi vida”, las ”yo la dejo, dame un día y la dejo”.

Contra esas con las que he luchado toda mi vida.

Las “ellas” que me han vencido, porque me decido perder la carrera y dejar que ese “él” que es incapaz de luchar por ganarse mi amor se quede con esa “ella” dispuesta a cualquier cosa. Esas ellas que han ganado la batalla limpiamente, esas ellas que han ganado por default. Esas ellas que son ejemplo, ejemplo de la mujer que no soy, de aquella que no quiero llegar a ser, de aquella que fui -lastimosamente- en algún momento.

Esas “ellas”, que siendo menos inteligentes (o más), menos agraciadas (o más), me han enseñado una gran lección: yo no quiero ser una “ella”.

Aunque lo he sido, pues en algún momento estuve en esa cama que le pertenecía a “ella”, en aquella llamada que debió ser primero para “ella”, en ese pensamiento secreto que sólo él y yo conocemos. He estado en los zapatos de ella, cuando me invade la culpa, cuando la rabia y el alcohol se me mezclan en la sangre. Cuando el ¿y si fuera ella? llega en mis noches de insomnio a atormentarme. Cuando me descubro buscando él teléfono de su ”él” en mi blackberry, cuando ojeo distraída alguna página de una revista de novias en algún consultorio médico.

Pero no importa, porque hoy, por primera vez, no se trata de mí, se trata de “ellas”.
Sí, hoy vine a hablar de ”ellas”. No a ”ellas”, porque eso es historia de otro libro, o de   otro capítulo. No vine a hablarles a ”ellas”, vine a hablarme a mi, de ”ellas”. A pensar, por vez primera que ellas aquí han cumplido su rol a cabalidad.
Así como en su momento vine a hablar de tí. Y de él. Y también de ellos, creo que ”ellas” se han ganado su post, a pulso.

Gracias a las “ellas” de ellos, incluso a esa “ella” que no conocí, pero llegó en forma de París, o de Miami. A esa ella que era como un fantasma entré él,su judaísmo y yo, a esa ella que tiene un anillo en su mano izquierda, y un papel notariado que refleja una promesa. A esa otra ella que vive con él nuestra vida de tratamundos. Hasta a esa ella que se le metió por los ojos en un momento de despecho .

Les dejo mi gratitud y un abrazo cargado de sentimientos, de alivio, de ”menos mal que ella no soy yo”. De ”puede que esta vez no sea yo”

Gracias por la lección bellas, yo me quedo de este lado de camino, esperando no ser la “ella” de ninguna mujer, sino la “ella” de un él, porque a fin de cuentas, es él con el que queremos estar y ser…

Para ir al cemento

Para ir al cemento

(No) Pertenecer

Suele suceder, supongo, que después de una gran (decepción) alegría tu sentido de (no) pertenecer aumenta “haciéndote” ver cosas que antes no veías. Un día te despiertas con una sensación increíble de (no) saber dónde estás parada o a dónde perteneces. La vida transcurre como antes, solo que hoy hay algo diferente, (no) perteneces.

Nosotras crecimos juntas, conociéndonos, celebrando cumpleaños el mismo día, ella mi Caracas. Era mucho más sencillo antes, cuando este sentimiento no era algo más que una cuestión pasajera de esas que te dan después de una “tonta” pelea. Antes había una responsabilidad con otros, pero llega el punto claro en el que la reponsabilidad poco (o nada) importa porque está en juego tu ser.

Eso me pasó aquel día en el metro cuando con una sonrisa (irónica) quise gritar: “ya (no) pertenezco aquí”. (No)Era cuestión del Ávila, el clima o la música. Era cuestión de la gente que (no) me hacía sentir ya como en casa. Duro es darse cuenta que ya (no) perteneces a un lugar.

 

(Lee primer el texto sin tomar en cuenta los paréntesis, ahora hazlo con lo que está dentro)

¿Dónde están los caraqueños?

“Caracas, asustas a la gente, por eso es que ya no salen”

Eso pensé mientras regresaba a mi casa en taxi el sábado en la noche. El viernes había estado en Bellas Artes, el sábado estuve en El Hatillo y el domingo marcharé por el oeste de la ciudad. Mientras estaba en las primeras dos actividades, veía la cantidad de gente y me preguntaba “¿Dónde están los caraqueño?, ¿Dónde está la gente que vive pidiendo en Twitter más actividades culturales para hacer en nuestra ciudad de la furia?, ¿Para qué piden si luego no van?”

Hubo poca gente en todas las actividades y según me comentó un amigo, en “Buen provecho La Carlota” también hubo poca gente. Yo, apelando a mi coherencia, decidí que debía ir a todas o por lo menos a la mayoría de las actividades que se hicieran por Caracas, era necesario recorrerla y darle un poco de amor. Pero ¿Y el resto de la gente?

¡Fácil! La respuesta llegó cuando fui incapaz de escribirle a mi mamá para que me buscara apenas llegara el taxi: tengo miedo de estar en la calle. Y así como yo tengo miedo, allá afuera hay un gentio que tiene miedo de estar afuera, de sentir que puede vivir diferente, de pensar que recorrer la ciudad a pie y de noche puede ser algo agradable.

Cuando pensé escribir esto, la primera idea que me vino al cabeza era la de “reclamarle” a la gente que siempre pedía cosas. Luego pensé que mejor le reclamaba a los gobernantes por la falta de seguridad, y al final dije ¿Para qué vas a reclamar?. Sencillamente, hay dos mundos que aún no se encuetran.

Caracas es hermosa cuando decidimos salir agarrados de la mano con ella, pero es -aunque algunos como yo no lo queramos ver- una nena agresiva y que en cualquier momento te golpea fuerte.

Mi consejo, como caraqueña amante de la ciudad, es que disfruten a esta bella casa mientras la tengamos. Pensemos siempre que las calles de esta ciudad son parte extendida de nuestro hogar.

Caracas. TE_QUIERO. Vivir_TE S.i.N. M.iED.o

 

Tiene que haber un camino

Hoy quería postear sobre otra cosa. Quería escribir sobre “La casa del ritmo” el documental de Los Amigos Invisibles o tal vez postear una nueva de mis hist(e)orias. Sin embargo, (siga leyendo en http://debilidadesyvicios.com/?p=1032)

Josefa y la lógica del pueblo (en el .com)

Acá les dejo el link 🙂

http://debilidadesyvicios.com/?p=1024

Sigo en el .com

Y acá les dejo mi último post 🙂 

http://debilidadesyvicios.com/?p=1014

La chica de rojo se fue al .com [Día de mudanza]

www.debilidadesyvicios.comY llegó el día que esperé por un montó de tiempo El día de mudanza.

Esta chica de rojo, de rulos, que lee, escribe y siente se muda a un dominio .com.

Ya son cinco años entre blogspot y wordpress, muchos años de palabras, intensidades, risas y descargas. Llegó el momento de ser una niña grande y mudarme a

www.debilidadesyvicios.com.

¡GRACIAS Totales! Hoy aquí tengo muchísimos seguidores, mucha gente que comenta, espero verlos por el .com.

Nos vemos por aquel lado.

 

 

Hoy

… (Quiero gritar)…

Navegador de artículos

A %d blogueros les gusta esto: