Debilidades y Vicios

Caracas, café, Masseratti y política

Archivar en la categoría “Hombres”

De esos que no hablaban de política

Hoy entré a Facebook en la noche y vi un post en el wall de Adán. Adán es mi mejor amigo del colegio, de esas personas que se aguantan mis conversaciones políticas desde el 2000 cuando nos conocimos. No hay año en que yo no diga “este tipo me tiene harta, no es progreso” y en que él me conteste “cálmate carajita, esto va a pasar”.  Hace 12 años somos amigos, el mismo tiempo (13) que tiene Chávez en el poder. Hoy, Adán, escribió esto en su Facebook (lo tomé textualmente)

En estos tiempos de política, yo quisiera escuchar algún chavista, defienda a su presidente sin usar estas palabras:
-Imperialismo
-Yankees
-Gringo
-Escuálido
-Majunche
-Adecos
-Copeyanos

Por lo general no me la lleva con la política y mucho menos como para escribir sobre ella, pero creo que la campaña política de alguien no se puede basar en buscarle sobrenombres y chismes del contrincante…Y mucho menos cuando lleva 12 años de gobierno; Aunque con esto es muy cómico escuchar “ES QUE NO LO DEJAN TRABAJAR”
…………….COMO????? tienes todas las grandes empresas Nacionalizada tienes ministros, ministerios, jueces, canales, países y presidentes, que juegan para tu equipo y no lo dejan trabajar????, nunca entenderé las personas que dicen semejante frase…
Para algún amigo chavista (que tengo muchos) con todo respeto, se han imaginado poder comprarse unos zapatos o una laptop aquí en Venezuela y no tener que depender de CADIVI???; A los que les gusta viajar y regresar contando que se quedaron hasta las 5 de la mañana tomando en la calle y no les paso nada??…….. a mi me encantaría caerme a birras en cualquier plaza hasta las 4 de la mañana agarrar mi bicicleta y llegar a mi casa sin que me roben o me maten por el Blackberry….

No voto por chavez no porque sea escuálido! ni porque sea Adeco ni copeyano, y mucho menos porque sea gringo, simplemente mi lógica me dice que una persona no puede estar tanto tiempo en el gobierno. Quiero votar por alguien que no me etiquete ni me ponga de un bando, porque al final soy tan venezolano como todos. Quiero votar por alguien que quiera hacer un proyecto de gran magnitud y cuente con profesionales venezolanos y no con chinos o rusos…. Aquí hay que jode gente talentosa. Quiero votar por alguien que cumpla, (Aun estoy esperando ver el guaire así de cristalino como se lo imagino el presidente).

Y para todo aquel que quiera criticarme LEA BIEN ! no apoyo a Capriles porque me gusta! lo apoyo porque en algo tiene razón, se necesita urgente un cambio y definitivamente en 12 años, no son muchos los cambios que se han logrado, por eso simplemente NO voto por Chávez.

Así como Adán, hay muchísimos más.

Románticos de los 60′ o políticos de izquierda

“El problema chamo es, que si le metes románticismo a la política la jodes”… “Creo que la batalla de izquierda o derecha es una pelea romántica de los 60′, y aunque me digas loca te diré que lo único que me importa es que las cosas funcionen”…

Laura SolórzanoSaliendo de la noche de los museos en Bellas Artes, me encontré con un chamo que quiso darme lecciones de “revolución”, “imperialismo” y esas cosas que se ven muy lindas al lado del mundo de las ideas platónico o de las materias en potencia aristotélicas, pero que cuando caminas asustado por la calle, o no encuentras el tetero del chamo y tal vez el metro se retrasa más de lo normal comienzas a descubrir que no se ven tan bonitos.

“Chamo, yo vivo en Catia man, esta película la vivo. Yo fui a Estados Unidos, fui a Cuba y esa historia no me la contaron, yo la vi con mis ojos. Y aquí panita estamos claros que las cosas no funcionen. Para mi, que soy bien intensa, lo importante es que funcione, no si se hizo con la mano izquierda o con la derecha”.

Después de semejante conversación, cuando el chamo se bajó, no pude evitar pensar ¿De verdad no hemos superado esa discusión? Yo juraría que sí, pero todo indica que esta pelea -que apenas comienza en América Latina, en comparación con otros países- va para rato. Yo no diré “soy una experta en ideologías”, pero soy una experta en la calle y en lo que veo día a día y sé que con teorías puestas en libros las cosas no se resuelven.

Si no se bajan los reales, si no tienes gente honesta trabajando y que quiera hacerlo, si no funcionan las cosas… Entonces no hay ideología que podamos discutir, porque he aprendido que con el estómago sonando, la cabeza retumbando y la angustía hecha estilo de vida no hay manera de discutir si Marx o Smith tenían razón.

Yo les digo, de románticos de los 60′ o políticos de izquiera; y de pragmáticos de los 80′ o políticos de la derecha, ya he tenido bastantes. Lo mejor, por ahora, será pensar ¿Esto de verdad funciona?

La chica de rojo se fue al .com [Día de mudanza]

www.debilidadesyvicios.comY llegó el día que esperé por un montó de tiempo El día de mudanza.

Esta chica de rojo, de rulos, que lee, escribe y siente se muda a un dominio .com.

Ya son cinco años entre blogspot y wordpress, muchos años de palabras, intensidades, risas y descargas. Llegó el momento de ser una niña grande y mudarme a

www.debilidadesyvicios.com.

¡GRACIAS Totales! Hoy aquí tengo muchísimos seguidores, mucha gente que comenta, espero verlos por el .com.

Nos vemos por aquel lado.

 

 

Motivos para no enamorarse

Pocas veces pasa, por lo menos en mi vida, que la identificación con una película se de desde el primer segundo hast a el último generando una tranquilidad y revelación que podría ser incluso una epifanía en un nivel más bajo.

Acá les dejo otro diálogo de una película que acaba de cambiar mi vida, acaba de reafirmar lo que hizo la anterior y que me habló. Motivos para no enamorarse:

“El tipo de tipo que se enamora de mi no es el tipo de tipo que a mi me gusta. Y el tipo de tipo que a mi me gusta no es de tipo de tipo que se enamora de mi”.

“Porque cuando alguien se enamora de mi comienzo a sospechar” (y termino corriendolo por acoso y exceso de sinceridad)

 

 

Caracas, aquí ya no cabemos más

En ti, 07 de abril de 2012.

Hola,

Espero que lo sepas, pero tenemos que hablar. Sí, sé que últimamente nos la estamos pasando genial, yo salgo, te veo, te beso, te admiro, te siento, te respiro. Tu me ves, me abrazas y me golpeas, me besas y me muerdes, me lastimas y me conscientes. Nosotras nos queremos y nos hacemos daño. Nos vivimos y nos cambiamos los rostros para ponerle nombre de Ellos y que todo sea más sencillo.

Sé también que te dije, cuando regresé, que intentaría tener algo contigo y que fuese por siempre, pero es que entiéndeme, quiero seguir contigo pero para eso necesito alejarme, tener mi espacio, mi tiempo.

Caracas, bella, sabes que he cometido grandes errores poniéndote rostro de hombre. Eso nos ha jodido a las dos. Hoy ya no camino tan tranquila por tus calles, allá afuera están Ellas. Esas Ellas que hacen daño y a las que les hice daño. Esas Ellas que no quiero cruzarme porque me recuerdan que fueron las que “ganaron” en esa pequeña batalla (que nunca se dio).

Tampoco estoy tranquila Caracas porque siento que en cualquier momento puedo estar tirada en tu suelo, sin mi celular o sin algún otro amigo. No llores hermosa, tu sabes de lo que te hablo, la inseguridad nos está comiendo las ganas como las termitas a una cama. El Fito se lo cantó a Baires cuando le dijo “Te falta el mambo y te sobran muertos”. Esto es un tengo con un no quiero.

Eres una loca y como todas las locas, seduces y enamoras con ese noséqué que me hace quedarme y quererte, pero al mismo tiempo me asusta perderte y sé que si intento quedarme para tenerte, me perderé en ti y tu en mi.

No, tranquila, no eres tú, tampoco yo. No estoy segura de que sean Ellos y mucho menos Ellas, pero lo que sé es que me tengo que ir. Volveré Caracas, sé que volveré.

Pasaré un rato en Baires o Madrid, y sé que de ti siempre lograré escribir. Oh Caracas, mi Caracas.

Te llevaré conmigo a donde vaya, en mi lienzo, en mi pie y en mi tobillo también. Tu nombre tatuado, mi único y gran amor, jamás olvidado: CARACAS.

No sé qué más puedo decir, ahora que las lágrimas y mis ojos se encontraron, sólo quiero dormir. De ti no me puedo despedir.

Aún no me voy y ya comienzo a extrañarte.

Siempre. Presente.

 

L.

Conversaciones

El mundo habla. Nos comunicamos a diario. Tenemos conversaciones en las que día a día se conoce, se siente, se piensa, se comunica. Somos seres humanos y tenemos, a diferencia de los animales, una gran capacidad de entendimiento que nos permite saber y estar conscientes de que la otra persona (con la que solemos sostener una conversación) tiene sentimientos, pensamientos, confía en las palabras que salen de nuestro boca. Nadie espera ser defraudado de buenas a primeras.

Esas mismas conversaciones las evitamos cuando no tenemos nada que decir, cuando no sabemos qué es exactamente lo que se tiene que decir para no dañar más a la otra persona. Hay otros, que por el contrario, sencillamente evitan las conversaciones incómodas porque tienen algo relacionado a esa no-culpa moderna que nos llena de deseos adolescentes de querer hacer las cosas sin que nada nos importe. Yo he estado en ambos puntos.

Hay conversaciones que se postergan tanto que cuando llegan ya no vale la pena si quiera gastar dinero en un café para tenerlas.

Yo esperé una conversación que nunca llegó y un día, sin más ni menos, me desperté sin ganas de tenerla. Yo, te (dis)culpo. Todo estará bien al final del día. Yo haré lo propio para que la fiesta sea llevada en paz. Sé que a ti no te importa, pero está bien. La paz la encuentro yo conmigo, en mí.

Por esas conversaciones que nunca se tendrán ¡Salud!

Carta a mi “ellos” (En Caracas)

No eres solo concreto, cemento, paisajes. No te veo como un río, cielo, montaña. Eres más que caos, metro, colas. Multitudes. Gente. Eres.

Eres mis ellos, mi yo con ellos (y a veces con sus ellas). Eres mis recuerdos, mis cicatrices, las que sanan, las que marcan, las que enseñan. Eres mis momentos para olvidar, mis recuerdos para estar. Hoy eres, mis ganas de volar.

Eres mis aventuras, mis locuras, mis travesuras. Mi primer cigarro, mi primera cerveza, mi primera.

Eres, en ellos, mi razón para huir. Ahora eres, en él, mi razón para quedarme y soñar, que lo puedo lograr.

Eres el él al que le escribí una carta. También el él que me presentó Masseratti y no me lo dañó. Eres el que no llamó de nuevo. El que conocí en el teatro. Eres mis ellos en bicicleta, esos que ellos que son mis amigos de verdad y nunca han sido nada más.

Estás en el él inombrable, el que me jodió un par de canciones de Fito. También estás en el él que se fue y regresó, pretendiendo que el tiempo nunca pasó.

Ellos que, como a Caracas, me encontraron sola, ocupada, intensa, destruida, desolada. Ellos que, sin querer -o queriendo- entraron, gozaron, destruyeron… Y se marcharon.

A casi todos ellos,  en Caracas, mi Caracas, les dedico está despedida, estas letras, esta carta. No para decirles “Adios”, sino para cerrar capítulos del pasado y continuar con esta historia, la que estoy escribiendo en el presente, la que me gusta, la que me regresa a Caracas, a mi ella. Mi Caracas, ahora soy yo.

A mis ellos, gracias por las enseñanzas. A mi él… Muchas palabras aún no se han escrito, nos seguiremos leyendo y construyendo obras que lleven como escenario: Caracas.

 

 

“Le hago el amor a las mentes”

Otro de esos diálogos, que deberían perdurar

 

Ciudad (es)

(O de cómo Cortázar escribe por mí)

(_._._)

¿Estás? ¿Quién es? Yo, ¿No me recuerdas? Nunca te he visto antes ¿Estás sola? Llevo rato en eso, aún no me he descubierto, pero estoy cerca. Perfecto, yo estoy igual, ¿De dónde eres? No importa ¿A dónde vas? No lo sé. Busco cómplice. Yo también, es que la historia, los colores, ya sola no la puedo contar. Está bien, yo no quiero seguir caminando sin compañía. ¿Te gusta el café? ¿Por qué? Necesito saber. Me gustará cuando tenga a quién preparáselo. Ok, quiero caminar. ¿Eso significa que estás? No lo sé, pero si estoy, todo fluirá.

(…)

Por más diálogos como estos

En las películas y en la vida.

Porque entenderlo, como aquí puede que nos cueste tanto.

Navegador de artículos

A %d blogueros les gusta esto: