Debilidades y Vicios

Caracas, café, Masseratti y política

No te lo perdono (Sobre el 12F)

Hay muchísimas cosas imperdonables. Yo suelo ser bastante relajada con el asunto y tiendo a perdonar (y olvidar) con cierta facilidad. No me gusta estar molesta con la gente, me parece una pérdida de tiempo. Sin embargo, hay ciertas cosas que entran en esas “categoria” de los imperdonables. La incoherencia (incongruencia) es una de esas.

El domingo fue 12 de febrero, vivimos un proceso electoral único en el mundo e importante para nuestro futuro como jóvenes, sobretodo como jóvenes. Escuché comentarios como: “Es absurdo hacer esas elecciones, pero igual votaré”, “ningún candidato me gusta, pero votaré”. Admirables, ellos saben que más allá de su opinión personal, existe un proceso más grande y que se debe respetar ¡Bravo!

Sin embargo, y esto va a todos aquellos que el domingo no votaron (por flojera o lo que sea). No les perdono que no hayan dejado de lado el “esteno es mi peo” o “que ladilla la cola”. Ese voto era importante.

No te perdono que vivas de CADIVI, cómodo y te hayan pesado los pies para llegar al consulado (Mucho menos si lo tenías en la misma ciudad).

No te erdono que digas que amas la música, los paisajes y hasta la gente y hayas sido incapaz de “sacrificar” un par de horas oara votar.

No te perdono que te molestes cuando otros te reclaman esa falta de “nacionalismo”.

No te perdono que me hables de inseguridad, de ganas de mudarte, de conseguir un buen trabajo, de crecer aquí, si crees que nada te afecta.

No te perdono que creas que un voto no hace la diferencia. El domingo de voto en voto llegamos a 3.040.449 votos.

No te perdono, y jamás lo haré, que el 07 me digas “me da ladilla defender”.

¿Sabes por qué no te perdono? Porque yo también me quiero quedar aquí. Porque quiero crecer en Venezuela, porque eres joven y a los dos nos afecta esta situación, aunque no lo quieras reconocer porque “si no trabajo, no como”.

Piénsalo. Aunque, puede que mi “no te lo perdono” no te importe, pero ¿Te lo perdonarán tus hijos? ¿Te lo perdonarás cuando tu o tus amigos ya no estén aquí? ¿Te lo perdonarás cuando veas a Venezuela hundirse mucho más?

No lo sé, por las noches yo duermo tranquila ¿Y tú?

 

Anuncios

Navegación en la entrada única

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: