Debilidades y Vicios

Caracas, café, Masseratti y política

Sonidos de una (mi) ciudad

¡Levántate! Ya se escucha el sol saliendo, pintando de amarillo el Ávila. El azul ya está listo para salir y pintarnos sonrisas, llenarnos de una inspiración tremenda. Increíble.

Escucha, ya salió el vecino a caminar, y la de al lado se metió a bañar. Los de arriba, parece que se van a reconciliar. El de la panadería ya terminó de hornear el pan. El café no puede esperar.

Oye los pajaritos. Los carritos ya están en la vía, la moto conducida por aquel que poco durmió. El metro, a lo lejos se escucha, despertó en busca de quien lo quiera. Las calles, llenas de pasos acelerados, con juegos y empanadas en la mano. El caraqueño, va camino al trabajo.

Siente, sí, siente, la respiración de aquel árbol, que sonríe en aquel cerro montado. En un rato, se pintará, como toda la ciudad de otro tono.

Vamos, caminemos. Ya van a dar las 6 de la tarde. La Caracas presente, espera a que la respeten. Mira otra vez el Ávila, mira sus rojos y naranjas, el morado que aparece a ratos, le combina. Ese cielo ahora multicolor, temprano fue dorado.

Escucha de nuevo esos pasos, ahora vienen realmente agotados. Los carros, las cornetas, alejados. Escucha. De fondo. Simple, sencilla, coqueta. La hermosa ciudad, presente está.

La Caracas, de tonos rojos espera, entre sus problemas más historias para contar.

Anuncios

Navegación en la entrada única

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: