Debilidades y Vicios

Caracas, café, Masseratti y política

Desnudarte

No, no había sido capaz de conocer a otra ciudad como a ti. Tus calles, tu Ávila, tu obelisco, estaban ahí, para dibujarte con libertad.

Era necesario recorrerte de una manear diferente. Entraste en mi de una forma inesperada, y justo cuando estaba dispuesta a dejarte, mi Caracas, comencé a desnudarte, sentirte, tan tú, en medio de la destrucción.

En medio de la multitud que nos apartaba. Tu, Caracas, tan dulce y tan ruda, solo eres posible en aquel encuentro entre amantes cuyas pieles se entienden. Sin palabras, sin reproches.

No, no es normal esta relación, te busqué infinitamente en otras ciudades, pero esta musa solo la despierta el olor de tus calles.

Te conozco, en poco tiempo, como pocas personas pueden hacerlo. Me conoces, en tu espacio, como pocos puedes entenderlo.

Caracas, desnunda, con pasión, en mi cielo.

Anuncios

Navegación en la entrada única

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: