Debilidades y Vicios

Caracas, café, Masseratti y política

El suelo color lluvia

Laura solórzanoCaracas, ciudad de gente con sonrisas cansadas, pies destruidos y mentes resignadas. Mal te tratan, como sólo los caraqueños pueden hacerlo cuando olvidan que han salido de tu seno.

Últimamente sólo te vistes color lluvia, no eres y nunca has sido una ciudad triste, pero hoy solo así te veo. Usas el traje para limpiar la sangre de aquellos que no pasaron al siguiente nivel en este juego macabro llamado “inseguridad”.

Cuando te vistes así, los rostros de la gente me describen tristeza, melancolía, nostalgia; todos son rasgos más o menos parecidos de un pasado con recuerdos cada vez más borrosos. Horacio tenía razón, Caracas… Un valle de balas.

Tu suelo, color de lluvia, me llena de melancolía como aquella amante cuyo corazón ha sido destrozado por aquel con poca consciencia del otro. Nosotros, aquí ya no recordamos que el otro forma parte de nuestro yo.

Así, sencillamente, está la gente, esos que día a día te transitan y que poco te quieren, porque poco se quieren a ellos mismos, sumergidos en una burbuja de soledad impuesta por miedo al otro.

Caracas, Venezuela con suelos vestidos de lluvia, gritan desesperadas que es momento de abrir los ojos.

Con la sensibilidad política alborotada.

Escribo hace un mes, el 01/12/11.

(Olvidado entre otras notas)

Anuncios

Navegación en la entrada única

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: