Debilidades y Vicios

Caracas, café, Masseratti y política

Los padres y la inseguridad: Dos problemas de la juventud en Venezuela

… esperando a Saul.

Miércoles por la noche. A mi hermano, que siempre llega temprano,  se le ocurrió llegar ese día un poco tarde. Aproximadamente a las 9:30 p.m. mi mamá estaba preparando su café de angustia. Es el café que cuela mientras nos espera a “altas horas de la noche”. Ese día tuvimos una discusión como la que tenemos cada vez que llego después de las 10:00 p.m., <<Ustedes nunca me dicen donde están>>, <<no saben la angustia que me da>>, <<son unos desconsiderados>>. Después de mis respuestas de <<No te podemos reportar cada dos minutos>> se fue diciéndome: <<Te diré como me decía mi mamá “Cuando tengas hijos verás”>>; mi respuesta automática fue: <<Les construiré un país seguro>>.

No he dejado de pensar en eso desde ese momento, sobre todo cuando decimos que parte de lo que vivimos hoy en día se debe a la irresponsabilidad de nuestros padres de vivir al país como si nada malo podría pasarnos, olvidándose del futuro. No digo que no hayan hecho algo algunos padres en el pasado, pero es cierto que las estadísticas no electorales les favorecen, votar no era una preocupación para muchos.

Creo que la generación de mis papás, y en parte la de mis primos grandes, fueron unas generaciones que vivieron la rumba venezolana de la democracia y se emborracharon de tal manera que no recordaban que tendrían un futuro en el país y no se dedicaron a construirlo. Solo cuando en el 92 Chávez dio el Golpe y luego en el 99 cuando ganó, muchos de ellos despertaron de su sueño de fantasía y hoy en día ni siquiera lo entienden.

En mi casa por muchos años me reclamaron por salir a protestar y llegar tarde, salir a estar con mis amigos, etc., pero al mismo tiempo lo único que hacen es decirme todo lo que hacían cuando eran jóvenes y cómo disfrutaron de una Venezuela segura y llena de oportunidades.

No creo que muchos padres entiendan que no se puede seguir viviendo en un país como un inquilino que pasa años en un edificio sin importarle que las cosas funciones porque dentro de su casa todo esta bien. Creo que muchos de nuestros padres deberían reflexionar y entender que sí, somos jóvenes que hacemos cosas para dejarle un mejor país a nuestros hijos –nos falta madurar mucho como para que disfrutemos nosotros-, que sí, también somos chamos que quieren disfrutar su juventud; y pues sí, también estamos asustados en la calle, pero la solución a nuestros problemas no es encerrarnos en casa.

Yo misma he caído en ese dilema, he dejado de protestar por decepcionarme, pero sigo haciendo otras cosas que sé ayudarán al país. He dejado de salir de noche (no a discos porque no me gustan) pero sí muchas veces al teatro o planes por el estilo sólo porque al regresarme estaré angustiada con los indigentes que duermen cerca de mi edificio y con la poca seguridad que hay en él, subiendo las escaleras a toda carrera porque el ascensor lo apagan y pensando siempre que me sigue alguien.

Así que queridos papás, nosotros estamos tratando de arreglar este desastre de país que nos dejaron, pero también queremos divertirnos mientras lo hacemos. Ya tenemos bastantes traumas sabiendo que nuestros amigos se van, los matan, los secuestran, los roban; no nos den más problemas ni nos reclamen cada dos minutos como si fuésemos irresponsables como lo fueron ustedes en una Venezuela de fiesta.

(Esto aplica a todos los papás OK, no sólo a los míos)

Anuncios

Navegación en la entrada única

4 pensamientos en “Los padres y la inseguridad: Dos problemas de la juventud en Venezuela

  1. Hola Lau, como sabrás la moneda siempre tiene 2 caras y así como tú quisieras q tus padres entendiesen tu punto d evista, alguna vez te has puesto a intentar entender el de ellos? Realmente estás ocnvencida de q a nuestros padres les ha importado tres pepinos y se han dedicado a hacer simples inquilinos del país q no luchan por darnos un lugar mejor en el que quedarnos?

    No me malentiendas, tu punto de vista e smuy respetable epro yo no estoy de acuerdo con lo q escribes aquí. Sería un debate interminable explicarte por qué, pero por el momento sólo te invitoa leer en mi blog el post q escribí hace unos pocos días titulado “¿Qué hijos le dejaremos al mundo?”

    Un saludo!

    • Hola Caro,

      Pues sí, sé que es un tema super debatible. La verdad no culpa MIS papás sino a un montón de gente de las generaciones pasadas que realmente se dedicaron a ver cómo pasaba el país, OJO y a los gobiernos también que se desconectaron de la realidad nacional.

      Al final del día, no sé qué hijos le dejaremos al mundo (ya lo leo) pero estamos pasando por una crisis terrible y de verdad que no me gusta mucho esto de vivir tiempos interesantes, sobre todo cuando estos tiempos se van.

      Por otro lado, claro que entiendo a mis papás, los super entiendo porque yo cada día salgo menos de mi casa porque me da miedo estar en la calle, siento que esté donde esté entraran tipos armados a caernos a tiros o robar, no me aguanto el “es normal” de la situación o el “no pasa hasta que te pasa”. Entiendo a mis papás porque sé que se angustian y por eso muchas veces no salgo, pero me molesta que muy pocas personas admitan que sí, que no hicieron el trabajo como se tenía que hacer y que sí, que el pasado sí tiene consecuencias.

      Pero eso, todos tenemos opiniones, gracias por tu comentario 🙂

  2. No sabes lo identificado que me siento con este post. Desde hace unos meses estoy metido en lo del activismo social y político porque al igual que tu creo que mi opción no es la de sentarme a ver cómo pasan las cosas sino tratar de aportar lo mejor de mí para generar un cambio positivo y duradero en el país.

    Durante este tiempo mis papás me han dicho que tenga cuidado, que no salga, han tratado de convencerme de que no visite un barrio o comunidad junto al grupo con el que trabajo, que me olvide de eso, etc. Incluso han tratado de prohibírmelo. No es que no los entienda, el punto es que ellos pretenden que viva en una burbuja porque según ellos muchos de los grandes problemas que afectan al país no me perjudican directamente, pero pretenden que cuando salga con amigos me reporte cada 5 minutos y llegue temprano a la casa. ¿Y entonces cómo es que no me afectan los problemas? Claro que me afectan y nos afectan a todos… Es terriblemente injusto que te cohíbas de vivir todo los que tus padres dicen haber vivido cuando “eran felices y no lo sabían” y encerrarte en tu casa a esperar que las cosas cambien.

    Espero que nuestra generación no se convierta en una generación desentendida que solo participa y se muestra interesada en el futuro cuando hay que ir a votar y luego se pone una venda en los ojos y pretende que todo marcha genial.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: