Debilidades y Vicios

Caracas, café, Masseratti y política

Cumplí 25 y Caracas 444

No sé mucho de los detalles de cuando Caracas nació, no estuve presente y la verdad es que lo que he leído no me ayuda a construir una historia como la de mi nacimiento en el que sí estuve presente, pero evidentemente no recuerdo los detalles. Sin embargo, durante 20 años me he dedicado a hacer una investigación detallada sobre aquel viernes 25 de julio del 1986. Tampoco sé qué día de la semana nació Caracas. Eso es triste, pero ella y yo igual nos entendemos y nos celebramos juntas el cumpleaños. Lo cierto es que eres parte importante de mi vida y de la de un gentío.

Comenzaré por contarles qué pasó aquel viernes en el que decidí que ya estaba bueno eso de vivir en la barriga de mi mami y salir a este mundo de locos. Cuenta mi mamá que ella trabajó hasta las 6 de la tarde, subió caminando los 153 escalones que había hasta su casa y además llegó a limpiar; es por esta razón que ella no entiende cómo es que las mujeres hoy en día se quejan tanto <<Una mujer embarazada no es una mujer enferma>>. A eso de las 8:00 pm le informa a mi abuela <<¡Mamá! No sé qué pasó pero creo que me hice pipí>>. Mi abuela, con toda la calma del mundo le dijo: <<¿Estás loca chica? Rompiste fuente, ahí viene la muchacha>> (Gracias a Dios mi mamá y mi abuela tienen buena memoria).

Unos minutos después mi mamá llamó a mi papá, a mi tío y se montaron todos en un carro de mi tío Juan camino a la clínica Santa Ana. Ese día, el cielo estuvo a punto de caerse, creo que Dios lloraba de emoción porque llegaría yo al mundo –momento de ser “Diva en potencia”-. Mi mami cuenta que ese día ya me estaba regañando, estaba a punto de nacer, eran ya como las 8:00 p.m., llovía horriblemente y además el carro se quedó accidentado, es decir, casi llego tarde a mi nacimiento, típico. Y yo hoy le digo: <<Cónchale mami, sólo me antojé de nacer, la lluvia es culpa de otro>>.

Una vez que mi señora madre llegó con mi papá, mi tío y mi abuela al clínica (en aquellos años te atendían rápido en las instituciones públicas) yo no tardé mucho en salir. Claro, calculé todo para tener una buena hora de nacimiento, es decir, nacía las 9:45 p.m. en punto; el doctor no lo podía creer. Me dio mi nalgada respectiva, lloré, y abrí los ojos <<Esta será una niña pilas, ya abrió los ojos>>.

Unos minutos después, cuando me internaron en el retén de menores –o de recién nacidos- yo era la única niña que no dormía ni lloraba. Extrañamente yo estaba acostada arropada con mi manta rosa (únicos momentos pinks de mi vida, sólo porque no tenía capacidad de decidir), y con la cabeza arriba. Mi tío cuenta: <<¡Coño! Yo fui a ver a la carajita que había nacido y cuando la veo, me doy cuenta que ella me está viendo y que además mueve la cabeza hacia donde está el ruido>>. Mi mamá decía <<Claro, es que esa es hija mía, salió tan pilas como la madre>>. De ahí en adelante no he perdido la capacidad de ser ventilador de conversaciones, mirar a todos lados y escuchar todo.

Para colmo, unos 9 meses después ya yo comenzaba a hablar, al año era como adulto encerrado en un cuerpo de una pequeña loca que ya hablaba y entendía cosas. Eso sí, cuando lloraba (que era bastante común) mis gritos se oían hasta la china. Hoy en día hago lo mismo, sólo que casi no lloro, pero mis gritos se siguen oyendo lejos.

Otra cosa curiosa de mi juventud temprana es que mi mamá dice que a los 2 años ella me vestía y cuando se distraía yo entraba al cuarto y me cambiaba la ropa para ponerme lo que me daba la gana, es decir, combinaciones como las que tengo casi siempre puestas, no he cambiado mucho el estilo ¿Qué mejor muestra que la foto de este post?

La verdad es que no sé ni para qué les cuento esto, simplemente tenía ganas de recordarlo hoy (bueno ayer) que cumplí 25 años. Todo ese montón de años han pasado desde aquel día y he aprendido muchísimas cosas, ya me gasté el primer cupón pero puedo decir que lo disfruté ¿Volvería para cambiar algo del pasado? NADA, soy de las que cree que la vida debe vivirse con sus errores y sus cosas bellas.

Mi papá cuando yo tenía 15 (hace 10 años) y comenzaba a ser la “rebelde” me dijo: <<vive tu vida de manera que pueda ser contada, que cuando tengas 90 años puedas sentarte en la mecedora de tu abuela y estar feliz y tranquila porque viviste bien, gozaste, te portaste mal, lograste cosas y lo más importante no le hiciste daño a nadie>>. En ese momento comencé a entenderlo y desde ese día trato de vivir así. A veces se me olvida, pero mi papi siempre está ahí para recordármelo.

 Así que creo que el consejo/reflexión/comentario que les quiero dejar está al final del párrafo ¡Vive tu vida y gózatela!  Deja que los demás vivan las suyas, si están muy fastidiosos enséñales Angry Bird y que se descarguen ahí.

Feliz cumple Lau, Feliz cumple Ccs.

 

Anuncios

Navegación en la entrada única

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: