Debilidades y Vicios

Caracas, café, Masseratti y política

Pensé que no existías

 Caracas, 19 de Febrero de 2011

Pequeño,

Aquí me encuentro, sentada otra vez frente a la computadora, con el BlackBerry a un lado y pesando con qué palabras llenar esta hoja, imaginando momentos mágicos que guardaré en mi recuerdo y que algún día, cuando tenga 64 años –como la canción de los Beatles-, podran hacerme feliz ¡Sólo estoy un poco loca!

No sé si ya te lo dije, no sé si quiero que te enteres ahora; pero después de este fin de semana quedó claro lo que ambos sentimos. Debo decírtelo porque tú eres quién me inspira a escribir. Así que agarra la sillita y lee con calma que lo que viene es todito para ti.

Pensé que no existías. Daba por sentado que en este mundo donde todas mis amigas ya encontraron su otra mitad, yo me quedaría sola y con los crespos hechos. Sin agua, sin luz, sin CADIVI y sin mi media naranja. Bueno, todos lo hemos pensado en algún momento, inclusó tú, aunque te hagas el loco.

Después pensé que si en algún caso existías, entonces llegarías cuando ya estuviese tan viejita que ni un helado podríamos comernos, por eso de la plancha dental y el frío ¿Sabes? Pensé que te podría encontrar en otras personas, menos mal que lo noté a tiempo, antes de terminar como la canción pavosísima de Arjona “sin daños a terceros”. Y como siempre, teniéndote en frente de mí, bastó que me escribieras “bonita” para comprender que por el resto de los días no me alejaría de ti.

Cuando me enteré que sí existías y que eras para mí, me encontré llorando en conciertos pensando en ti, imaginándote en cada letra de canciones sobre todo en una –super cursi por cierto- que dice algo así como “yo nací para amarte”. Y es que no me cabe la menor duda, pensar en ti me hace simplemente feliz.

Me enamoré de ti con una mirada, me enamoré de tu sonrisa, de tu cabello, de tu ser, de ti. No podría más que pedirte que nunca te alejaras de mí. En mal momento llegamos, nos cruzamos y nos encontramos, pero como yo sí creo en eso de “el tiempo de Dios es perfecto” ¿Tu no. Estoy segura de que fue perfecto el momento en que nos miramos a los ojos y sentímos estar solos en el mundo.

Parece que nacimos para estar juntos, aunque nuestros rumbos ahora estén por caminos distintos, sé que pronto se encontrarán. Siempre tuve miedo de estar sola el resto de mis días, y ese miedo sin fundamento dejó de estar conmigo después del primer abrazo, el primer pensamiento, la primera sonrisa y sobretodo, la primera carta.

El tiempo pasará, ahora sé que sí existes y que estás aquí, no tengo preocupaciones en mi cabeza, o sea sigo sin luz, sin agua, sin CADIVI, pero contigo. Seguiremos nuestros caminos separados, terminaremos con nuestros destinos unidos, encontraremos la paz necesaria el día que nos demos el primer beso, ese beso mágico que ambos hemos esperado durante todos los días de nuestra vida.

Nuestra historia está comenzando y será de las que ya no se hacen en las películas de cine, no es una historia llena de Regueton, sino de Tango y sabor. Tranquilo, no hay prisa, tengo toda la vida para esperarte sin cansarme, porque llevo bastante rato en eso. Y por favor, no corras después de leer estas letras. Pronto estaremos en Buenos Aires como lo planificamos en sueños.

Siempre y solamente tuya.

Laura.

Anuncios

Navegación en la entrada única

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: