Debilidades y Vicios

Caracas, café, Masseratti y política

De aquello que no entendemos

Hace casi un año, comenzamos a darle forma a una idea para las elecciones del 26 de septiembre que recién acaban de pasar. En ese momento, la idea era casi perfecta, solo tenía un detalle: involucraba a demasiados seres humanos con ganas de poder.

En la vida he hecho muchas cosas de las cuales me siento orgullosa, hay otras en las que simplemente diré: salieron. Pero hay otras en la que puedo decir: aprendí, pero han podido salir mejor.

Venezuela es un país que anualmente se enfrenta a un proceso electoral, donde –como es de esperarse- comienzan a aparecer  todas aquellas ganas de tener poder y ocupar algún cargo (aunque sea buró número 57486, pero cargo público al fin). En todos estos años de procesos electorales he aprendido muchísimas cosas, he entendido cómo funciona el hombre cuando está en modo “animal político”, pues se es un animal político, buscando “eliminar” a todo aquel que sea su “competencia” aún cuando no existe tal categoría pues el enemigo no esté en el mismo bando sino en el contrario.

Sin embargo, de todos los procesos electorales, en este último que acaba de pasar es donde me he sentido peor ¿la razón? Me tocó vivir de cerca a ese mundillo político llamado “líderes de la oposición –viejos y jóvenes”. Y Aunque este artículo no tiene ganas de desanimar a nadie, aunque eso parezca- sí tiene como finalidad hacer un llamado a la reflexión a todas aquellas personas que lo lean.

Aun no entendemos el proceso, seguimos teniendo demasiados vicios encima. Ver cómo se crearon más de 10 iniciativas distintas para la defensa del voto deja mucho que decir de aquello que nos llamamos: luchadores por la democracia y la libertad –aunque también esto suene contradictorio. Dice, por ejemplo, que no entendemos que esta situación no se presta para vivir en una democracia normal. Que no entendemos tampoco que en la unión VERDADERA está la fuerza, esa que ellos tienen y que es difícil de combatir.

La mala distribución de recursos y la carnicería electoral fue otra de las cosas que me marcaron para el resto de la vida en estas elecciones. Ir a reuniones donde tenía que callarme mi opinión porque a unos no les gustaba y me podían vetar, ir a esas mismas reuniones sin saber quién decía la verdad y quién mentía, quién eran infiltrado y quién estaba cuadrado con otros partidos ha sido de las cosas más agotadoras y duras que me ha tocado a mi corta edad. Sobre todo porque en mi cabeza ingenua yo sólo pensaba (al principio): “esta gente quiere salvar al país”. Pero automáticamente venían a mi mente recuerdos de estos once años y recapacitaba.

Ver, que una pared recién recuperada en el boulevard de Catia, fue llenada con papeles de un candidato de oposición, cuando en Altamira tenían pendones en los postes para no ensuciar las calles, me hizo indignarme –y eso no es resentimiento- y pensar que mientras no entendiéramos cosas simples de esta realidad, sería muy largo y difícil el camino a transitar.

No le importamos a muchos de esos políticos, tampoco a estudiantes o recién graduados que creen tener –todos- un falso poder de fantasía que les da Chávez cual papá que le hace creer a su hijo que es quién manda en la casa. Escucharlos hablar, verlos reir, muchas veces me provocaba nauseas pues es difícil hablar en nombre de un país sin conocer a su gente y mucho menos su realidad.

En Fin, Hace ya una semana que fueron las elecciones y este artículo lo escribí una semana antes de las mismas, sólo para poder tener un panorama de las elecciones que se avecinan. Esperemos, que cuando este artículo salga yo misma esté equivocada y los resultados hayan sido mejores de los esperados. Pero aún así, sólo quiero decirles que aún hay cosas –millones- que no entendemos de este país, que no entendemos de este proceso, que no entendemos de la política; y mientras esas cosas no las entendamos, lograr la tan esperada voluntad política tardará en llegar y Venezuela seguirá siendo destruida.

Por ahora, yo ya hice lo que tenía que hacer, sacrifiqué mucho de lo que no tenía, hasta mi tesis la postpuse para esto. La verdad es que aún no he comenzado algunos capítulos, porque “esto era más importante”; y ahora me voy, con el corazón chiquito pero contenta de este mundo de política, porque para mí (en este momento) poner en orden mi vida y ayudar a personas en situación de riesgo es más importante que seguir aquí. Gracias por todo. Y adiós.

(Salimos mejor de lo que esperaba, ganamos 65 puestos en la asamblea, pero aún así: nos falta mucho por aprender. Nuevamente este post solo tiene la intensión de dejarnos una reflexión para que en las próximas elecciones no perdamos tanto tiempo en cosas absurdas y salgamos a ganar con todas las de la ley).

Anuncios

Navegación en la entrada única

2 pensamientos en “De aquello que no entendemos

  1. Pingback: Venezuela, Nueva y Mejor | rumboalaprosperidad.com

  2. Amiga, yo también creía que la política era una porquería; hoy creo que los políticos que tenemos no están a la altura de la verdadera Política; nada más.
    De acuerdo con tu nota escribí ESTO.
    Te invito a que te enfoques en el Logro; lo que falta para que sea como lo pensastes y deseaste que te sirva para armar las nuevas estratégias para Alcanzarlo.
    Aplaudo tu nueva decisión; vislumbro allí una Gran Oportunidad para lograr la Real UNIDAD del Pueblo; si logramos que entiendan que la Necesidad no tiene Color; que la Unidad Hace la Fuerza y que Juntos es más fácil lograr que nuestros Empleados Públicos nos hagan caso y trabajen en lo que Deben Hacer para solventar esas Necesidades. Lograr que la Letra de Nuestra Constitución se haga viva y podamos ver “el Protagonismo y Participación” de nuestro Pueblo.
    Para lograrlo Necesitamos de una Célula con los Cromosomas que permitan la Duplicación en cada Estado de Venezuela de esa Célula Viva.
    Y esa Célula son Ustedes: ya organizados y con las Herramientas que permitió el Gran Resultado logrado el 26-S. Considéralo y Consúltalo con el resto de los Muchachos.
    Escribe y Haznos saber…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: